Traductor

Enviar a menémame si te place.

ESTO SE HA ESCRITO Y TU LO TIENES QUE LEER

SELECCIÓN de Jodete Merkel

28 de diciembre de 2016

La huella de la milana

"Entre octubre y diciembre de 1983 se rueda en Alburquerque una de las películas más taquilleras del cine español, Los Santos Inocentes

Un relato mítico que ha terminado convirtiéndose no sólo en la representación de la España rural de los años 60, sino en el símbolo más certero de la historia de Extremadura

Esta es una película que trata de opresores y de oprimidos. Aquí no se habla de proletariado ni de revolución pero la obra es uno de los alegatos más contundentes que se han hecho para denunciar la tiranía de clase"

................................



Texto completo en:
http://www.eldiario.es/eldiarioex/sociedad/huella-milana_0_595291153.html



En apenas unos años las condiciones de vida han empeorado hasta el punto de que sabemos que ya vivimos y viviremos peor que nuestros padres y madres. Nos tratan como mercancías en un mercado laboral cada vez más desregulado, con nuestras vidas cada vez más a la intemperie. Avanza la precariedad, se asientan las privatizaciones y los recortes de servicios públicos, se machacan impunemente derechos básicos.

Hemos pasado de escandalizarnos por ser mileuristas a alegrarnos de lograr un trabajo de 700€ en jornadas laborales de hasta 40 horas. La alternativa es el paro: seguimos en tasas escandalosas del 20%, casi la mitad de larga duración (más de dos años). Los sueldos que se han expandido en esta crisis impiden una vida digna, pagar una vivienda y otros gastos básicos de subsistencia, por no hablar del ocio y la cultura.

........................................

IU- Las Rozas
15/01/2017

Texto completo en:

http://www.izquierda-unida.es/node/16381

La controversia favorable: una crítica al errejonismo.

Partiendo de los míticos seleccionadores argentinos Menotti y Bilardo, el autor analiza la estrategia del secretario político de Podemos: “No está sabiendo leer la necesidad de una convergencia más allá de lo electoral y está dando un balón de oxígeno al sistema político del 78 con sus repliegues institucionales”.

18 enero 2017
07:00


Daniel Bernabé

Menotti y Bilardo fueron algo más que dos entrenadores, que los seleccionadores que llevaron a Argentina a ganar sus únicas Copas del Mundo en 1978 y 1986. Durante décadas mantuvieron un antagonismo convertido en escuela, en filosofía de vida más allá del fútbol. Menotti, flaco, fumador, de simpatías izquierdistas, apostaba por un juego al ataque en el que debía participar todo el equipo, donde el balón había que tenerlo y mimarlo durante todo el encuentro. Por contra para Bilardo, el narigón, el doctor, la victoria era consecuencia de buscar la puerta del rival sin importar otras consideraciones, ni siquiera morales, según explican las estrafalarias leyendas asociadas a su persona. Lo interesante de esta historia es que el debate, al menos en los medios españoles, se planteó de una forma parcial cuando no falsa, una que venía a decir que mientras que los equipos de Bilardo jugaban feo pero ganaban, a los de Menotti les daba igual el resultado mientras que jugaran bien.

Recordando esta rivalidad me ha sido difícil no pensar en la campaña previa a Vistalegre 2, no tanto porque los candidatos pudieran representar el choque filosófico de los entrenadores, sino sobre todo porque la forma en que la facción errejonista ha planteado la contienda recuerda a esa falsa elección, que tanto daño hizo al fútbol, entre ganar y jugar bien. De las múltiples habilidades del secretario político de Podemos brilla por encima de todas la capacidad de construir escenarios de controversia favorables, o dicho de otra forma, no es tan importante la explicación de las ideas propuestas como la unión artificial de esas ideas a unas categorías positivas que además marcan negativamente al rival. Cuando Errejón dice que él quiere a un Podemos ganador, no sólo se apropia de algo que se supone obvio, sino que señala a sus adversarios con el estigma de la derrota.

...............

Texto completo en: http://www.lamarea.com/2017/01/18/la-controversia-favorable-una-critica-al-errejonismo/

Mal rato


ISAAC ROSA

Eres Rodrigo Rato. Sí, tú. Querrías no serlo, en este momento más que nunca. Pero eres Rodrigo Rato. Si te giras, ahí está tu reflejo en la puerta acristalada del restaurante. No es que necesites comprobar tu propia identidad, sólo quieres ver tú también lo que ven quienes ahora pasan por esta calle. Ahí estás, inconfundible, con cara de apertura de telediario, un rostro demasiado conocido y con ese aura magnética propia de todo famoso, que atrae las miradas incluso cuando no lo reconocen. No es tu caso: claro que te reconocen. Has olvidado las gafas de sol en la mesa, y no es buena idea volver a entrar. Mejor que en la puerta del restaurante, puedes verte reflejado en los ojos de quienes al pasar ralentizan la marcha, te miran sin disimulo, giran la cabeza, comentan con sus acompañantes, señalan, te señalan. “¡Es Rodrigo Rato!”
¿Dónde está el coche? Y sobre todo, ¿dónde está tu escolta? Lo del chófer lo disculpas, es una calle con un solo carril y no hay aparcamiento a la vista, estará en una calle próxima, o en un parking, escuchando el fútbol o haciendo esos estúpidos sudokus. Pero el escolta, qué hace que no está en la puerta, o en la acera de enfrente, o como muy lejos en un bar próximo del que ya debería haber salido al verte ahí, detenido en la puerta del restaurante, con la gabardina en el brazo y esa expresión de urgencia. No es la primera vez que se despista, que da por hecho que una comida durará lo suficiente como para acercarse a un centro comercial próximo, a comprar cualquier mierda, y te obliga a llamarlo como ahora. Llamarlo. El teléfono. ¿Dónde…? ¿Quedó ahí dentro, sobre la mesa? Te giras para buscar tu mesa, la que acabas de dejar a la carrera y sin haber probado ni el primer plato, pero el cristal te devuelve tu mirada nerviosa.

Volver adentro no es buena idea, ni siquiera estás seguro de que el teléfono esté ahí, que siga ahí, que no lo haya cogido al descuido algún camarero o uno de esos hijos de puta que te jodieron la comida antes de empezar. En cuanto aparezca el escolta llamarás a la compañía para que bloqueen el terminal, pero para eso primero debe regresar tu protector, y no lo distingues entre los muchos que circulan por esta calle comercial y te miran con incredulidad, incluso sacan el teléfono para fotografiarte. Tienes que moverte cuanto antes, pasmarote. Como no ves el interior del restaurante, imaginas a los clientes también fotografiándote desde sus mesas, tuiteando la imagen del gran hombre desvalido en la pecera, los camareros y hasta el maître uniéndose a la chanza.

Empezaron apenas entraste, confirmando la inquietud que sentiste cuando el coche te dejo hace unos minutos a la puerta y viste la fachada, la calle, el barrio. Un restaurante que no conoces, muy recomendado pero territorio inexplorado para ti, mal lugar para una cita, sobre todo cuando el maître te dijo que no disponían de reservado, que la mesa a tu nombre era esa, en un lateral de un comedor lleno. Te tranquilizó ver tanta corbata, gente de negocios, no tan proclive a la fácil demagogia y al linchamiento como aquellos cretinos que hace unas semanas te persiguieron por el aeropuerto al bajar de un avión. Unos graciosos, que se cobraron como trofeo varios vídeos pronto viralizados, en los que aparecía el gran hombre acelerando el paso como un cervatillo. Aquí no, en principio no te pareció un territorio hostil, pese al silencio que atronó a tu llegada: todas las cabezas se giraron hacia ti, con asombro, sonrisas de reconocimiento, codazos. Te sentaste a la mesa y, mientras esperabas a tu compañero de almuerzo, te refugiaste en el teclado del teléfono para no cruzar la mirada con quienes murmuraban el único tema de conversación posible. No sabes quién fue el primero, qué más da. De pronto un tipo levantó la voz y soltó, con entonación graciosa: “Alguien ha arruinado un banco… Y no me gusta señalar”. Todos se unieron en carcajada, y para confirmar que conocían el viejo chiste de Gila, en seguida hubo réplicas desde otras mesas: “Alguien ha defraudado a Hacienda… Y no me gusta señalar.” “Alguien viaja mucho a Suiza… Y no me gusta señalar”. Así siguieron otras ocurrencias, apenas audibles bajo las carcajadas, mientras tú fingías absurdamente estar pendiente del teléfono. “Camarero, ¿aquí se puede pagar con tarjeta Black?”, preguntó un chistoso, y ya no tenía sentido aguantar más, era el momento de retirarse, no sin antes dar un sorbo de dignidad al vaso de agua, para después levantarte despacio y caminar hacia la salida sin apariencia de fuga, con paso calmo entre los abucheos. Y ahí sigues, en la puerta.

Descartado buscar refugio en el restaurante, das unos pasos cortos hacia la derecha. No piensas alejarte, el conductor y el escolta te buscarán en el restaurante, es sólo moverte, dejar de ser el pez en la pecera para burla de los comensales e intentar que en movimiento tu rostro sea menos reconocible para quienes no sólo te señalan y comentan, sino que han empezado a seguirte. Mientas caminas despacio por la acera, de reojo un escaparate te descubre que ya hay una decena en espontáneo tropel tras tus pasos, con los teléfonos preparados para cuando te gires.

Ya no eres tú quien toma las decisiones, son tus piernas las que reciben la atávica descarga de adrenalina desde el sistema nervioso, la orden para preparar la huida, por ahora contenida en una aceleración del paso, espaciar la zancada, lo que sólo sirve para convencer a los indecisos, los que aun dudaban de si tú eres realmente quien pareces o es sólo un desdichado parecido físico, pero sí, es él, Rodrigo Rato, qué hace aquí, a dónde va, espera granuja, que no te hacemos nada, cuidado con las carteras que hay un ladrón cerca. Risas. Giras la primera esquina y esos dos segundos en que dejan de verte te anima a correr, pero correr hacia dónde, sólo empeoraría la situación, alimentaría más sus ganas de seguirte, no corres pero aprietas un poco más el paso, la nueva calle tiene más tráfico y buscas una luz verde de taxi. La calle tiene también más peatones, que al cruzarse contigo, ahora además alertados por el revuelo a tu espalda, se detienen pasmados, buscan deprisa la cámara del teléfono, algunos se unen a la comitiva mientras tú prosigues tu caminata ya al límite de la carrera. Sigue sin aparecer el taxi que te salve.

No tiene sentido prolongar la persecución, ni alejarte aún más del punto de recogida, así que al girar otra esquina te cuelas en el primer local. En un primer vistazo reconoces una de esas tiendas de conveniencia que llaman “chinos”. Al menos confías en que la nacionalidad del propietario lo tenga al margen de la actualidad española. Que no te conozca. Avanzas hacia el fondo, das los buenos días al chino, que no ha levantado la vista del televisor, y te detienes en un estante como quien busca algo que necesita. Son productos de limpieza, detergentes baratos, imaginas la foto resultante si alguno de los perseguidores entrase móvil en mano: el gran hombre, rodeado de chismes de plástico y juguetes made in China, mira con atención un friegasuelos de menos de un euro la botella.

Te tranquilizas al ver que nadie más entra en la tienda. Hay revuelo a la puerta, oyes voces, cuánto aguantarán, se darán por vencidos o pedirán refuerzos, avisarán a las televisiones, lo que daría un productor de informativos por estas imágenes: el exministro, el padre del milagro español, el jefazo del Fondo Monetario Internacional, el ex banquero, el juguete roto, el chivo expiatorio que todos necesitan, el enemigo público, el gran villano, mírenlo ahí, acorralado en un chino, como un animalito asustado.

“¿Puede dejarme usar su teléfono?”, preguntas al dueño, que se ha girado hacia ti con una bolsa de plástico en la mano, el gesto mecánico con que pensaba recibir la litrona o la bolsa de patatas. “Teléfono, por favor”, vocalizas con claridad, ayudando la comunicación con un gesto universal de mano haciendo auricular en la oreja. El chino te señala unas tarjetas de prepago colgadas de la pared, en el momento en que entra una mujer en la tienda. Es joven, no tiene aspecto de linchadora sino de madre que ha bajado a buscar el ingrediente que le falta para la comida. Sin embargo, tras un vistazo a la nevera, saca en gesto rápido el teléfono y apunta hacia ti, mientras desde la calle llegan gritos de aprobación. “¿Hay alguna puerta trasera?”, urges al chino, y qué tonterías se te ocurren, una puerta trasera peliculera que dé a un callejón con cubos de basura, desde el que trepar por una escalera de incendios y huir por los tejados. Claro que no, ni siquiera hace falta que te conteste el de la tienda, la chica ya ha salido y habrá compartido tu pregunta con los demás, esas risas lo confirman.
¿Y ahora qué? ¿Cómo sales de aquí? ¿Echas a correr hacia la calle y no paras hasta encontrar a tu chófer, a tu escolta, a un taxi, hasta alcanzar tu portal o caer antes infartado en la acera? ¿Te quedas aquí hasta que se aburran y se vayan? ¿Hasta que te saquen a rastras? ¿Llamas a la policía? ¿Y qué les dices, si nadie te ha puesto un dedo encima, nadie te ha empujado a entrar, nadie te ha amenazado? ¿Les dices que tienes miedo?

Texto completo en el libro de relatos de Isaac Rosa "Welcome" editado por LaMarea.com

TE LO DIGO YO

sábado, 26 de enero de 2013

El monstruo que Gallardón quiere engendrar.

Los cambios propuestos por Gallardón en la legislación judicial, el código penal y algunas otras leyes dependientes del Ministerio de Justicia, buscan perpetuar y reforzar sus conocidos desequilibrios y arruinar más aun su exigida neutralidad.

De Gallardón “junior” decía su padre: “si creéis que yo soy de derechas, es que no conocéis a mi hijo”. Durante sus primeros años en la política este espécimen de un tardo franquismo clandestino pero muy influyente, se fue revistiendo laboriosamente con una pátina de moderación y tolerancia, que ahora, cuando su “perspicacia” política y su torpe estrategia de asalto al poder se lo ha demandado, ha muerto “la ha palmado” eclipsada por su, hasta ese momento enmascarado, despotismo de extrema derecha.

El nuevo Gallardón ya no es un “maricomplejines” de la derecha, ahora ondea sin embarazo ni impedimento, su bandera de autócrata convencido. Por fin “ha salido del armario”, donde se amontonaban todos sus vicios antidemocráticos macerados en  bilis estancada y rancia.


En la corrupción reinante en los últimos 34 años de “modélica transición a la democracia”, y especialmente expuesta a la luz en estos últimos años, llena de políticos podridos, oligarcas embaucadores y defraudadores y golfillos de medio pelo, destacar entre tanto golfo-sinvergüenza e indeseable-cínico-farsante, esta bastante difícil, es por ello que en justicia hemos de valorar en su correcta medida el terrible esfuerzo llevado a cabo por Gallardón desde su puesto de Ministro de Justicia.

La justicia mutante.

Las obras de consolidación y ensanche de la desigualdad e injusticia jurídica en España, tiene un nuevo campeón, su “superhéroe”. El “Capitán Gafapasta” ese héroe anónimo, oculto tras sus anteojos de “cerebrin” friki y su carita de niño bueno, que esconden al mejor Ministro de Justicia que los poderosos han podido soñar, el “doctor chiflado” que al mando de su maquina del tiempo, esta dispuesto a hacernos retroceder 100 años en equidad, derecho y ley.

Un ejemplo, despojar al Juez Instructor de toda competencia, dejando en manos de Fiscalía todas las diligencias de los sumarios. ¿Qué significa esto?, pues que el sumario pasa de controlarlo un juez que, al menos en teoría, es independiente, a un fiscal que está regido por el principio de Obediencia Jerárquica, y cuyo jefe supremo es, ¡oh, sorpresa!, el Ministro de Justicia.

Otro ejemplo, sustituir el “Principio de Legalidad”, que preside nuestro Derecho, por el de  “Oportunidad”. La diferencia radica en que el primero, de manera sencilla, obliga a perseguir de oficio todo hecho que revista indicios de criminalidad, mientras que el segundo se basa en la economía de medios, o sea, se persigue...si compensa, o si interesa. Como le gusta decir a cierto Fiscal Jefe: "hay que considerar las circunstancias particulares del caso..." que en este caso viene a decir que, dependiendo de quien sea el posible imputado y posteriormente procesado y condenado, se investiga, o se deja pasar: me debes un favor de los grandes, y ya te lo cobraré.

Tercer ejemplo,otro asunto que tiene entre manos es cambiar el sistema actual del Turno de Oficio, pasando a licitar por concurso público dicho servicio, esto supone de facto la ruina para miles de abogados, puesto que solamente los grandes despachos podrán reunir las condiciones para optar a semejantes concursos. El negocio es evidente, ganas el concurso y con él, 40.000 horas de servicios por Juzgado, contratas un call center en Panamá, para putear a los pringaos de los clientes, y luego subcontratas todo, a los mismos abogados que llevaban antes el Turno, pero a precios malayos. O lo que es lo mismo, PRIVATIZACIÓN de los órganos de la Justicia y de la Justicia, precisamente para las personas que no puedan pagar a los grandes despachos. Así, estos se forran, los que te dieron el concurso, también, y el Ministro, al terminar su periplo, de socio honorario de por vida.

Ejemplo final, “la guinda la quiere poner con los jueces de distrito, pero para ello primero tienen que colapsar totalmente la Justicia para poder justificarlo. Básicamente son jueces nombrados a dedo por vía política, es parecido al Cuarto Turno, pero a lo cutre salchichero.  Ya los Jueces del CT y los fiscales sustitutos suelen ser una panda de mantas, en el caso de los de distrito, imaginaros jueces y fiscales nombrados a dedo por el político de turno.

El código del embudo.

Su reforma del código penal, es otra muestra de hasta donde esta dispuesto a llegar para proteger a las castas dominantes del país.

Consecuencias de algunas de las reformas del código penal:

1. Que un antidisturbios te pegue una paliza de muerte no es delito. Que alguien lo grabe y lo difunda sí que lo es.

2. Que un banco te engañe  y como efecto colateral te embargué y te desahucie no es delito. Ocupar una sucursal bancaria para protestar por haberte desahuciado: Hasta seis meses de prisión.

3. Cargarse la sanidad y la educación públicas no es delito. Interrumpir el transporte público: Hasta dos años de prisión.

4. Que el Gobierno abuse de su autoridad y emplee gratuitamente la violencia no es delito. Resistirse a la autoridad: Hasta cuatro años de prisión.

5. Que los políticos agredan con sus autocráticas reformas a miles de ciudadanos no es delito. Que una persona ofenda y dañe a un político: Hasta seis años de prisión.”

6. Incumplir el programa electoral y mentir no es delito. Convocar manifestaciones para protestar por ello: Hasta un año de prisión.

El tasajo judicial gallardoniano.

Tasa judicial: Precio puesto por la autoridad a las mercaderías jurídicas. Pago que se abona a cambio de un servicio público de justicia.

Tasajo: Pedazo de carne seco y salado para que se conserve: Tajada de cualquier alimento.”

Tasajo judicial: Pago de un servicio público, manipulado como si de una mercadería se tratara, con el fin de pillar tajada a costa de los ciudadanos. Dícese también de los trozos a repartir entre poderosos y oligarcas en general, de la debilitada administración de justicia.

Este superministro que ha llegado a este relevante puesto por meritos propios, no tener NPI de lo que es justicia ni que hacer con ella, aun no se ha librado de sus vicios de "Faraón" de la capital y tras la confusión de los primeros momentos, seis meses, ha decidido repetir su mayor éxito en el ayuntamiento, el endeudamiento megalómano, realizando el proyecto faraónico de enterrar algo, lo que sea, y ¿porque no la Justicia?

Cuentan que tras la jura de su cargo y la toma de posesión de su despacho, lo primero que tuvieron que explicarle fue que su intención, comentada en voz alta, de estar sopesando una necesario subida de la tasa de recogida de basuras no seria posible llevarla a cabo, ya que el Ministerio de Justicia, le comentaron al oído, no tiene responsabilidades sobre la recogida de residuos urbanos y por tanto no había tasa que poder subir arbitrariamente. Rectifica rápidamente, y dos meses después vuelve a la carga, e intenta que los técnicos del gabinete le elaboren una propuesta de creación de una tasa de disfrute de parques urbanos, a lo que uno de sus asesores personales, añade la idea de acompañarla de un golpe de efecto en el mismo acto de firma del Real Decreto Ley, anunciando la próxima subida de la tasa en un 40%. Recibe contestación a su propuesta 48 horas más tarde, a su vuelta del fin de semana, por boca del portavoz de su brillante equipo asesor, compuesto de primos, cuñados e hijos y amigos de sus primos y cuñados, que le informa de la, a su juicio, sorprendente falta de competencias de su ministerio en este ámbito de parques. Pero por fin alguien de su equipo ha encontrado como enterrar algo en la Justicia. Uno de los colaboradores más perspicaces, trabajo con “papa” en su empresa de importación de objetos de todo a cien durante 15 días, ha descubierto el sistema “ideal”, la creación de tasas indiscriminadas sobre la administración de justicia, y la promesa de que en un futuro muy próximo podrá ver cumplido su sueño, verla hundida y enterrada bajo tres metros de tierra. Esto es lo que se cuenta en los mentideros autorizados y nadie lo ha desmentido aun.

Ya ha puesto en marcha  su ansiada “deconstrucción” judicial. Nada le han importado las opiniones contrarias de todo los actores del ámbito judicial, jueces, fiscales, abogados, procuradores y funcionarios, ni de los ciudadanos, pequeños y medianos empresarios. Gallardón ha declarado dando por zanjado el asunto que “este es un "impulso" de la justicia gratuita” en entrevista a la cadena Ser y se ha quedado tan fresco.

He aqui algunas razones del no generalizado a las tasas judiciales.

La Ley de Tasas Judiciales impide el acceso a la Justicia a los ciudadanos con menos recursos económicos y supone la defunción del Estado de Derecho y la vulneración del derecho fundamental a la tutela judicial efectiva.”

1. El acceso a la justicia es el derecho soporte o garantía de todos los demás derechos fundamentales y libertades públicas. Los demás derechos quedarán en papel mojado si la víctima no puede reaccionar frente a sus lesiones por el efecto disuasorio de las tasas.
 
2. Supeditar un derecho fundamental como es la tutela judicial, a una simple potestad tributaria administrativa es depreciar la justicia.
 
3. Un servicio público horizontal como es la Justicia debe ser soportado por Impuestos generales, pero no por tasas a pagar por el usuario directo.
 
4.  Una tasa desorbitada por acceder a una respuesta por parte de los jueces conculca el derecho a la igualdad.


5. En la práctica, la Administración por estar exenta de pagar tasas apelará los fallos desfavorables de forma sistemática y en cambio, el particular se lo pensara o simplemente desistirá de sus derechos ante el elevado coste de seguir la lucha judicial.

6. No son iguales todos los recurrentes. No es lo mismo un vecino que recurre una multa municipal, que una multinacional que recurre por idéntica razón.
 
7. ¿Donde está la proporcionalidad?¿200 euros para recurrir una multa de tráfico sin detracción de puntos?,¿800 euros por apelar?,¿1200 euros por presentar un recurso de casación, que posiblemente será inadmitido?
 
8. Se admite la duplicidad de tasas judiciales, pues las tasas  estatales coexistirán con las tasas autonómicas sobre la actividad judicial.

 9. Las tasas  de existir deberían formar parte de las costas judiciales que debe abonar el vencido. De este modo, se jugaría a favor de quien tenga la razón, sin obligarle a  renunciar a las acciones judiciales.


Sobre la libre decisión de la mujer sobre su cuerpo.

Este "antiabortista de parroquia", esta trabajando con la determinación de un numerario del Opus, en la supresión del derecho a decidir sobre su propio cuerpo, de las mujeres de este país. Suprimir la ley de plazos y volver a la vieja ley de supuestos de despenalización más castrada y disminuida aún, es su voluntad. El legislador no debe ser indiferente a la situación de muchas mujeres que ven violentado su derecho a ser madres por la presión que ejercen a su alrededor determinadas estructuras, ahí queda eso. Es decir que según el rapavelas que ocupa la cartera de justicia, la actual ley de plazos, poco menos que obliga a abortar sin desearlo a muchas mujeres.

Este derecho inalienable de las mujeres, al margen de consideraciones socioeconómicas, es otro de los pagos que esta dispuesto a hacer Gallardón, sobre el ara de sacrificios a los todopoderosos eclesiásticos, como gratificación al apoyo a su escalada a lo mas altas cimas del PP.

Indulta y serás indultado.

No podemos olvidar los indultos concedidos a aquellos de los suyos que lo han necesitado. Es cierto que el abuso de esta práctica supuestamente excepcional, no es exclusiva de este responsable de la justicia en España. Como tantas otras cosas esta es una practica legal corrompida y transformada en medio para burlar a la justicia para poderosos y amíguetes. Pero este Gobierno y el titular de Justicia, como única firma autorizada para sancionar estos legales pero injustos beneficios, ha dado otro valor a la palabra abuso, con su constante, ilícito y arbitrario recurso a esta excepcional medida de gracia. Demos un repaso a algunos de los caprichosos indultos concedidos:

Entre el 17 de febrero y el 29 de junio, el Ejecutivo indultó nada menos que a 11 condenados de cuello blanco, todos ellos sujetos a penas de prisión. Los 11 indultos tienen carácter parcial –se conmuta la pena por otra inferior- pero, al fijar prisión máxima de dos años, que sólo se cumple si el destinatario tiene antecedentes, libra de la cárcel a los nueve que debían ser recluidos y levanta la inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas a los dos restantes, ambos militares –José Ramón Ramírez y Miguel Ángel Sáez- condenados  por falsear la identidad de 30 de los 66 fallecidos en el accidente del Yak 42.”

El Gobierno indulta a un alcalde del PP condenado por prevaricación urbanística, Tomás Gómez Arrabal, y a sus ediles Gómez Arrabal, Antonio Pérez Postigo, Fermín Muñoz Armero y María Teresa Mesa Pernia.

El Gobierno ha decidido indultar a los cinco mossos d'Esquadra de la comisaría de Les Corts que fueron condenados en 2008 por la Audiencia de Barcelona por torturar y maltratar a un hombre al que detuvieron por error en julio de 2006 y a quien llegaron a meter una pistola en la boca para hacerle confesar.

El Gobierno del PP ha indultado a un alto cargo de la Generalitat de la época de Jordi Pujol y a un empresario, ambos militantes de Unió Democrática, que habían sido condenados por prevaricación y malversación de fondos públicos.





Miguel Escudero Arias-Dávila, cerebro de una red de fraude del IVA (impuesto sobre el valor añadido) y promotor del proyecto inmobiliario Uribitarte, indultado tras ser condenado en 2010 por  por la  Audiencia Provincial de Madrid, como autor de un delito continuado de falsedad en documento mercantil en concurso con un delito continuado de estafa agravada.

El Gobierno ha concedido un indulto parcial al conductor que fue condenado a tres años y tres meses de prisión por la muerte de tres jóvenes, uno de ellos menor, en un accidente de tráfico ocurrido en una carretera de Granada limitada a 40 kilómetros por hora en la que circulaba a más de 120.

Cambiar 13 años de cárcel por una multa de 2 años a razón de 6 euros diarios, un total de 4.380 euros. Esta es la decisión por la que se indulta a Ramón Jorge Ríos Salgado, conductor kamikaze que, según la sentencia, provocó la muerte de otro conductor y causó heridas a su acompañante.

Estos son algunos de los 468 indultos concedidos por el gobierno Rajoy en menos de un año, o lo que es lo mismo 1,38 indultos por día de gobierno. Sus antecesores en el cargo concedieron una media de: Felipe González 1,21 indultos diarios durante 14 años; José M Aznar 2,04 indultos diarios en 8 años;  José L Rodríguez Zapatero 1,20 indultos al día en 7 años de gobierno. A este ritmo y si consigue terminar la legislatura, este gobierno de Rajoy con Gallardón de Ministro de Justicia habrá concedido 2015 indultos, vamos de record, aunque aun esta lejos de las marcas de su antecesor del PP en el cargo que concedió en sus 8 años de gobierno un total de 5948 indultos, o lo que es igual, 2974 por legislatura de 4 años, o 744 al año.

Y hasta aquí el episodio 1, en el día de Gallardón de 25 de enero de 2013, de la increíble pero verdadera historia, de aquel hijo que supero sus traumas y llego a las mas altas cimas del hedor público.

24 comentarios:

  1. Tu texto está tan trabajado, documentado y bien escrito, que creo que es una pena que dejes en él un par de faltas de ortografía sin importancia para el contenido:
    "hay queda eso"
    "Ha este ritmo"

    Felicitaciones por todo lo demás y gracias por tan elocuente exposición que deja poco lugar a duda para un profano en materia judicial, como yo, de por donde van los tiros de la susodicha reforma judicial.

    Salud,
    Xurde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. El merito no es solo mio. Errores corregidos. Gracias de nuevo.

      Eliminar
  2. Buen trabajo. Es lo que hay.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar. Es lo que hay es cierto, pero ¿hasta cuando lo vamos a tolerar?

      Eliminar
  3. Me encanta tu artículo, tienes inconveniente que haga un vídeo con toda esta información y subirlo a youtube, dejando patente, claro está tu autoría, o al menos me gustaría que lo hicieses tu para darle mayor difusión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que escribo en este blog es de libre acceso y utilización, si se me cita pues bien y sino pues también bien. Vamos que tienes entera libertad de uso, eso si sin modificar sustancialmente el texto y el sentido de la entrada. Como ya he dicho otras veces el merito no es solo mío, la Wikipedia y otras fuentes de información consultadas y usadas (no pongo la cita en el texto ni enlaces que a mi parecer complican la lectura). Muchas gracias por tu comentario y si decides hacer el video no dejes de pasarme el enlace.
      Un saludo

      Eliminar
  4. hay que tener cuidado con las faltas ortográficas sangrantes, "ha" ver si dejan de sangrarme los ojos y puedo darte alguna conclusión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento mucho que una "h" de más o de menos, te impida leer y opinar. Lo del sangrado de ojos deberías mirártelo en un oftalmólogo. Un cordial saludo.

      Eliminar
  5. Usas mucho las comillas... Normalmente se supone que son para citar fuentes o declaraciones de otras personas...

    Pero son en realidad tus opiniones.

    Básicamente la mayoria de los parrafos verdes, no se porque los pones entre comillas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando quiero insertar información recogida durante la etapa de documentación previa, tengo dos maneras de hacerlo, pasarlo por el tamiz de mi redacción y/o trascribirlo al pie de la letra. Yo uso las dos maneras, cuando la información es buena pero poco inteligible, a mi forma de ver, la tamizo; cuando es inmejorable la transcribo y otras veces uso las dos formas a un tiempo. Pero siempre la entrecomillo, aunque el texto se parezca poco o nada al original, ya que respeto la idea original. Lo que no hago y quizá debería hacer es poner una relación de fuentes al final del texto, ya que opino que los enlaces integrados dificultan la lectura. Todo este blog esta bajo licencia Creative Commons. Un saludo.

      Eliminar
  6. cuanta bilis. Las fotos e imágenes indican que neutral, poco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca he pretendido ser neutral, opino que la neutralidad no existe. Normalmente una opinión no puede ni debe ser neutral, muchas veces tras la supuesta neutralidad se esconden los que no se atreven a opinar en libertad, no vaya a ser que me posicione y mañana cuando cambie de bando, por puritito interés, me lo recuerden. Si, he de reconocer que la actuación de los políticos me tiene un poquito amargado, pero lo que se dice bilis, no creo.

      Eliminar
  7. Me hace mucha gracia los anónimos que entran aquí y se ponen a corregir en plan enterado, cuando ellos mismos tienen faltas...al anterior le podría decir que párrafos lleva acento por ejem...Y ya debería saber, que hasta el mejor escribano hace un borrón también.

    ResponderEliminar
  8. ...Y al de los ojos sangrantes decirle que cuando se empieza a escribir, se hace con mayúscula. Osea Hay.

    ResponderEliminar
  9. Pero, ¿de que nos quejamos?, esta panda de hidalguillos tolerados, ha obtenido mayoria absoluta, es decir, se les ha dado carta blanca para ejecutar todos los desmanes habidos y por haber, y que decir de la clase periodistica, que con sus informaciones sesgadas o nulas, contribuye a la validez del argumento: "no hay mas remedio", pues bien, tenemos lo que nos merecemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Discrepo, aunque no mucho. La pregunta es ¿nos merecemos a los políticos que tenemos? Es cierto que nuestra es parte de la responsabilidad de que ocupen puestos donde perfeccionar sus habilidades en el "trae paca" y "a la saca". Pero, ¿de donde sale tanto mangante? ¿donde les forman para ser tan golfos" y lo que es más importante, ¿no podían ponerles un distintivo de político golfo bien a la vista, para evitarnos errores?
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Gallardón y George Bush hijo son los dos peores políticos que he visto en la vida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que yo digo de tal palo, tal estacazo. Un saludo

      Eliminar
  11. Es frecuente, que estas prácticas de la política, se realicen en países cuya estructura social las admite, ¿significa esto que somos un país de mangantes?, suavizandolo un poco yo diría: (me remito a la realidad actual e histórica), "que somos un país de pícaros", y de algún modo disculpamos, (cuando no admiramos) la habilidad de esta chusma en el "trae Paca"...., de suerte que cuando se nos abre el cajón, ya tenemos lo más importante, que es la predisposición.
    De ahí, que vea muy difícil la solución, ya que ello requeriría un profundo cambio en la conciencia social, pero no desespero, y considero útiles las denuncias de tales prácticas, pues la reacción de la ciudadanía ante las mismas (aunque sea de puertas para afuera), puede hacer desistir de las mismas a aquellos que aun no tienen acceso al "botín"

    ResponderEliminar
  12. Debería difundirse este post para que todo el mundo (incluido el retrógrado, fascista del protagonista) pueda ver como pretende llevarnos de vuelta al absolutismo religioso. DA ASCO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y dijo Dios "difúndase" y los mares se abrieron y el océano se lo trago. Espero que esto no ocurra. Un saludo.

      Eliminar
  13. Dios, no se da nadie mas de que esto no se va a acabar? que nos llevan diciendo desde 2009 que dentro de 6 meses estaremos mejor y la verdad es que no terminarán de "ajustar" hasta que ya no quede no nos quede nada!
    Consintamos que entren por la fuerza en nuestras casas y lo harán.

    ResponderEliminar